Rey Blanco – Juan Gómez-Jurado

Sinopsis

“ESPERO QUE NO TE HA YAS OLVIDADO DE MÍ. ¿JUGAMOS? Cuando Antonia Scott recibe este mensaje, sabe muy bien quién se lo envía. También sabe que ese juego es casi imposible de ganar. Pero a Antonia no le gusta perder. Después de todo este tiempo huyendo, la realidad ha acabado alcanzándola. Antonia es cinturón negro en mentirse a sí misma, pero ahora tiene claro que si pierde esta batalla, las habrá perdido todas. -La reina es la figura más poderosa del tablero -dice el Rey Blanco-. Pero por poderosa que sea una pieza de ajedrez, nunca debe olvidar que hay una mano que la mueve. -Eso ya lo veremos-, responde Antonia. EL FINAL ES SOLO EL PRINCIPIO”

¿Por qué decidí leer Rey Blanco?

Porque el final de Loba Negra no me dio opción. ¿Dónde está Jon?, ¿Qué han hecho con él?, ¿Por qué?, ¿Quién coño es White?, ¿Por qué Sandra Fajardo odia tanto a Antonia?, ¿Hasta qué punto está todo relacionado? Juan Gómez Jurado, ¿Cómo tienes la poca vergüenza de dejarme así? NECESITABA RESPUESTAS.

Como he dicho en anteriores ocasiones, lo mejor de estos libros son los personajes, y de esto va el tercer libro, de todas las movidas que les pasan, que por cierto, no son pocas.

Reseña

El principio de este libro es el final del anterior. Algo muy malo ha pasado y la necesidad de solucionarlo es inmediata. 

Así que con el primer capítulo ya no tenemos opción de abandonar la historia, ni de hacer planes, ni de pensar en cualquier otra cosa que no sea leer. Porque si hay chantajes, traiciones, mentiras, asesinatos, y verdades de las que duelen…  ¿Quién quiere dormir?.

La trama, desde el principio hasta el final, es una sucesión de casos que los protagonistas tienen que resolver a contrarreloj si quieren seguir vivos. Así que la tensión y el ritmo son fulminantes, y eso está muy bien.

Es el desenlace de la trilogía, el cierre de todas las tramas que quedaron abiertas y las respuestas a todas las preguntas que estaban en el aire. Algunas con resoluciones brillantes e inteligentes y otras demasiado rápidas y disparatadas. 

Creo que había demasiados asuntos a medias como para darles un final placentero a todos, y claro, si en un final sacas un 10, pero en otro sacas un 4, la media no está mal, pero al sobresaliente no llegas ni de coña.

El libro es muy dinámico y fácil de leer. De los que no puedes separar la vista de las páginas porque a los personajes, literalmente, no paran de sucederles cosas. 

A veces llega a ser un poco surrealista porque para darle vivacidad, las situaciones a las que se enfrentan los protas cada vez son más difíciles,  rebuscadas y sobre todo rápidas.

Esa sucesión de problemas y soluciones fugaces es lo que me ha sacado de la realidad, ya que en ocasiones, el ritmo me parece impuesto y poco creíble, porque con todos los contratiempos que tienen los personajes, ni alineándose los planetas llegan a conclusiones tan rápidas.

Como en los anteriores libros de la saga, el punto fuerte siguen siendo los personajes protagonistas, pero en esta ocasión, no todo gira en torno a ellos. 

Los secundarios y “los malos” adquieren una importancia que he agradecido para entender el universo en el que se mueven. Algunos me han parecido un poco incompletos y me he quedado con las ganas de saber más para llegar a entenderlos del todo, porque sus acciones son cruciales para el desarrollo de la historia y para la evolución de los personajes. 

Jon y Antonia no han perdido la esencia en los tres libros, siguen siendo magnéticos y perfectamente complementados. Sus debilidades humanizan la historia, por muy difícil de creer que resulte a veces. 

Me he reído con sus conversaciones, me he emocionado con sus acciones, me ha dolido su sufrimiento y me he enfadado con la gente que les ha querido hacer daño. Creo que todo eso, ya nos convierte en amigos. 

En resumen, la sensación que me deja esta trilogía es la misma que cuando te vas un viernes de cañas con los colegas. Hay frases repetitivas, anécdotas graciosas y momentos brillantes.

No es el planazo del año, ni del mes, pero te vas a casa con el recuerdo de haber pasado un buen rato.

Sin duda es el libro que más me ha gustado del escritor hasta la fecha.

Lo Mejor:

La tensión con la que estás durante todo el libro. No se hace estático ni lento, al revés, a los personajes no paran de pasarles cosas. Cuando se recuperan de una,  les llueven dos más, y evidentemente, saber cómo acaban se convierte en un bien de primera necesidad. 

Los personajes siguen siendo maravillosos, y en esta ocasión, los secundarios son casi igual de importantes. 

Los diálogos son muy ingeniosos y acertados, parecen más de una peli que de un libro y eso hace que el libro sea muy visual.

Jon ❤️

Lo Peor:

Las prisas por cerrar algunos capítulos hacen que el misterio se resuelva de forma poco elaborada y bastante surrealista.

Hay veces que he pensado, ¿sólo tenía este motivo?, ¿pero por qué ha hecho eso?, ¡joder que fácil!,¿ no?… y así un montón de rato hablando yo sola.

Como los secundarios son tan importantes, necesitaba saber más sobre ellos.

Y vosotros, ¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Os leemos en comentarios y en nuestras redes sociales.

M.

Un comentario sobre “Rey Blanco – Juan Gómez-Jurado

  1. El señor Gómez-Jurado se podría haber ahorrado este libro. Parece escrito con prisas y sin rumbo; con un desenlace precipitado en las ultimas páginas y totalmente surrealista. Nada que ver con los entretenidos Reina Roja y Loba negra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s