¿Quién se ha llevado a Daisy Mason? – Cara Hunter

Sinopsis

Durante una fiesta en una tranquila casa de las afueras de Oxford, una niña desaparece misteriosamente. Ninguno de los vecinos ha visto qué ha ocurrido con Daisy, o, al menos, así lo afirman. El inspector Adam Fawley trata de no llegar a conclusiones precipitadas, pero sabe que nueve de cada diez veces, el culpable es alguien a quien la víctima conocía. Lo que significa que alguien miente. Y que la carrera contrarreloj para encontrar a Daisy ha comenzado.

¿Por qué lo he leído?

Porque era uno de mi lista de eternos pendientes. Había visto muchas recomendaciones sobre este libro y la autora, ya que todo el mundo decía que tenía algo novedoso en su forma de escribir.  

Cuando leí la sinopsis no me pareció nada nuevo, ya que libros de secuestros e investigaciones hay a patadas, pero ¿y qué?. 

Así que decidí darle una oportunidad ya que necesitaba algo ágil y sencillo de leer. 

Lo empecé, eso sí con pocas expectativas porque creo que sobre este tema ya se ha escrito de todo y en todos los colores.

Reseña

Nos encontramos en Oxford, en una urbanización más de lujo que modesta. Durante una barbacoa y fiesta de disfraces, Daisy, una niña de 8 años, desaparece. Su familia no recuerda ver nada, los amigos que estaban en la fiesta tampoco. 

Así que nuestro protagonista, el inspector Adam Fawley, tiene que buscar pistas donde no las hay en un tiempo récord, ya que la vida de una niña está en peligro.

La trama principal está clara y más que trabajada. No hay subtramas que se vayan uniendo, sino que la autora pone pistas, cebos o motivos para inculpar a unos o a otros. ¿Quién no ha leído algún libro sobre un secuestro y su investigación policial? Bueno, pues aquí lo diferente. En este libro no hay capítulos. 

En un caso como este – un niño –, nueve de cada diez veces el responsable es alguien del círculo más cercano.

La historia se va desarrollando pasando por la investigación en el presente, flashbacks para ponernos en situación de lo que sucedía antes de la desaparición y pequeños momentos en los que se imitan a las redes sociales (twitter,facebook y canales de noticias locales). 

Aunque en esta trama viajamos a Oxford, no estamos ante un libro con grandes descripciones en la ambientación.  

Nos encontramos en un barrio en las afueras donde las apariencias es el modo de vida, y eso es en lo que nos introducimos de lleno, en las vidas de las personas implicadas en este secuestro, principalmente la familia Mason y sus allegados.

Esto es una investigación con el objetivo de encontrar a Daisy lo más rápido posible. Por lo que os podéis imaginar el ritmo que tiene el libro. 

No hay momentos en los que se vuelva lento, no no, aquí va sucediendo de una manera ágil y con una tensión perfecta para no abandonar el libro. 

Por afligidos que los vea, por poco probable que parezca, ellos saben quién ha sido. Tal vez no de manera consciente y tal vez no todavía.

Entre los personajes más recurrentes tenemos a la familia Mason, incluida la pequeña Daisy. Desde la primera página hasta la última los iremos desgranando. 

De ellos sabremos todo, hasta el número de pie que utiliza cada uno. Esto hace que cueste sentir algo hacia ellos que no sean grandes sospechas, ya que todos esconden algo y ocultan información por algún motivo, aunque no sea sobre Daisy. 

Por otro lado tenemos al equipo policial encargado de la investigación, dirigidos por Adam Fawley, del que no sabemos mucho, ya que el libro se centra en la investigación y no en él. 

Aun así nos lo presentan como alguien que no tiene pelos en la lengua, que aunque va con pies de plomo su único objetivo es encontrar a Daisy y saber quien se la ha llevado, y para eso no deja títere sin cabeza. 

Además sabremos a lo largo de la trama, que este caso le afecta personalmente debido a sus propios problemas, porque ¿qué policía que investiga un caso no tiene problemas personales?. 

Una sensación de que las piezas empiezan a encajar lentamente, aunque sigues sin ver el dibujo completo. Pero en todo resto hay una pieza que de repente resulta muy sombría.

No es un libro donde los giros sean extremadamente sorprendentes, todo va fluyendo y aunque alguna de las cosas que van descubriendo puede sorprender, no necesitareis tilas. 

La autora no intenta jugar con el lector constantemente para que cambies de idea de culpable en cada página (cosa que se agradece). 

Le sorprendería saber de qué son capaces los niños si los presionan. Aunque tengan solo ocho años.

Y el final no me lo esperaba, y aun sigo pensando si me ha gustado o no. 

Me da la sensación de que está cogido un poco por pinzas, ya que tenemos mucha información por un lado y por otros lados ninguna. 

¿Qué la idea de ese final es buena? por supuesto, pero quizás la ejecución no ha sido de la mejor manera.

Es un libro sencillo de leer y que en términos generales me ha gustado, ya no solo la trama en sí, sino ciertas críticas a la sociedad y al uso de las redes sociales, mostrando que desde el anonimato es muy fácil hacer juicios sociales y despellejar sin miramientos. Aunque sea una novela de ficción, es más real de lo que parece. 

Y vosotros, ¿lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Os leemos en comentarios y en nuestras redes sociales.

A🔵

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s