Un Reino de Carne y Fuego – Jennifer L. Armentrout

Aviso: La sinopsis y esta reseña puede contener spoilers del libro anterior.

Sinopsis

¿Es el amor más fuerte que la venganza?

UNA TRAICIÓN.

Todo lo que ha creído Poppy es mentira, incluido el hombre del que se estaba enamorando. Rodeada de pronto por gente que la ve como un símbolo de un reino monstruoso, apenas sabe quién es sin el velo de la Doncella. Pero lo que sí sabe es que nada es tan peligroso para ella como él. El Señor Oscuro. El príncipe de Atlantia.

UNA ELECCIÓN.

A Casteel Da’Neer se lo conoce por muchos nombres y muchas caras. Sus mentiras son tan seductoras como sus manos. Sus verdades, tan sensuales como su mordisco. Poppy sabe que no debe confiar en él. Y Casteel la necesita viva para lograr sus objetivos. Pero él también es la única vía para que ella consiga lo que quiere: encontrar a su hermano Ian.

UN SECRETO.

El malestar crece en Atlantia mientras esperan el regreso de su príncipe. Los rumores de guerra se están extendiendo, y Poppy está en el centro de todo ello. El rey quiere utilizarla para enviar un mensaje. Los Descendentes quieren verla muerta. Los wolven se están volviendo más impredecibles. Hay secretos oscuros en juego, secretos llenos de los pecados manchados de sangre de dos reinos que harían cualquier cosa por mantener la verdad oculta.

¿Por qué lo hemos leído?

El día que terminamos “De Sangre y Ceniza” nuestro temporizador mental se activó automáticamente con la fecha y hora del estreno del siguiente libro de la saga. Ni que decir tiene que la paciencia es una gran virtud de la que carecemos en su totalidad y que cada segundo de espera se hizo eteeeeeerno.

Saber cómo continuaba la historia y qué iba a pasar con los personajes era más importante que equilibrar el PH de nuestro cuerpo. Así que el día del lanzamiento de “Un Reino de Carne y Fuego” aparcamos el mundo para resolver todas las preguntas que teníamos y además lo conseguimos en físico.

Reseña

Tras lo sucedido en el anterior libro, Poppy se encuentra en una gran dilema, todo lo que creía saber no es cierto, o por lo menos no en su gran parte. En quien confiaba ahora no lo puede hacer, porque la gente que quería no está o no existe. 

Lo único que tiene claro es que ya no es la Doncella, pero eso no significa que sepa quién es ni qué hacer.

Ni siquiera estaba segura de saber quién era sin el velo.

Nosotras, como lectoras, la acompañaremos en su viaje a Atlantia,  ese territorio que tanto le han enseñado a temer, junto con su “mayor enemigo”, que no el nuestro (independientemente del nombre que use).

Y aunque esta vez la trama principal si está clara, se irán uniendo múltiples subtramas que complementan y mejoran el camino, dándole sentido e importancia a todas las cuestiones que van a aparecer,

Y es que, no solo viajaremos por el maravilloso mapa, si no que caminaremos por todas las dudas morales que Poppy tiene en su mente, que por cierto, no son pocas.

Las cosas más bonitas de todo el reino a menudo tienen líneas serradas e irregulares, cicatrices que intensifican la belleza.

La ambientación está mucho más desarrollada que en el libro anterior.  Tampoco es que recorran muchos territorios, pero cada lugar en el que paran, podemos visualizarlo.

Hemos pasado del frío que se mete en los huesos cuando estábamos en New Haven, al ambiente acogedor que se respira en Spessa’s End. De cómo el bosque del Clan de los Huesos Muertos estaba lleno de peligros y las montañas Skotos rodeadas de magia antigua.

Pero no solo los territorios enriquecen la historia. Hemos sentido el odio, la ira y sobre todo el miedo a lo desconocido. Todos los sentimientos están tan bien descritos que no solo nos hemos trasladado a los nuevos lugares, si no que hemos sentido y sufrido todo lo que allí sucede.

Porque el dolor es un recordatorio y una advertencia. Algo que no pienso olvidar nunca.

Si hablamos del ritmo podríamos dividir el libro en dos. 

La primera parte el ritmo es más pausado o más lineal. Es el momento de situarnos y de entender qué está sucediendo y de prepararnos para lo que va a pasar, aunque también hay pequeños momentos de tensión (con alguna que otra arritmia de por medio). 

Para la segunda parte, preparad los tranquilizantes, las tilas, las valerianas y todo lo que tengáis en casa que os ayude a relajaros, porque el libro pega un acelerón brutal y la tensión aumenta, por lo tanto nuestras pulsaciones también.

Sólo decir que nos leímos 800 páginas en dos días y medio (laborales) y sacrificamos más horas de sueño de las que un corrector puede aguantar, pero la adicción que genera esta historia no hay descanso que la aguante, y a nosotras parecer zombies de The Walking Dead por una buena historia, nos encanta.

No quiero fingir.-susurré-. Yo soy Poppy y tú eres Casteel, y esto es real.

Todos los personajes que ya conocemos sufren una transformación impecable.

Poppy es en quien hemos visto más evolución a lo largo de toda la trama.  Ella es valiente y decidida, pero también tiene miedo y está asustada. Es imposible no empatizar con su situación aunque no estemos de acuerdo con todas sus acciones. Sus dilemas y contradicciones mentales nos representan (pero porque nosotras somos dos contradicciones andantes). 

La posición en la que se encuentra es compleja, luchando entre lo que se ha esperado de ella durante toda su vida y lo que realmente es, descubriendo verdades de las que había estado totalmente ciega. Cuando empieza a tomar sus propias decisiones a nosotras nos entra un orgullo de madres que no podemos ocultar.

Cass o Hawke, o como quiera llamarse, nos encanta y punto. Al igual que Poppy, baila contínuamente entre lo que quiere y lo que debe hacer. Eso le lleva a cometer errores, pero también a mejorar sus defectos.

Nos encanta su ingenio y su sarcasmo, aunque su posición de macho alfa de manual nos alimentaba el deseo de sacarle los ojos de vez en cuando. Está lleno de máscaras que hacen que nunca sepas a ciencia cierta cómo es, y ese misterio nos tiene in love con él, porque descubrir todas sus facetas es toda una intriga.

Pero si hay un personaje del que nos hemos enamorado incondicionalmente es Kieran. Ya nos gustó al final del anterior libro y en este simplemente hemos caído rendidas a sus pies. Sus diálogos tienen un toque ácido e inteligente que no nos podían hacer más gracia, su relación con Poppy nos tiene hipnotizadas porque cuando habla con ella es como la voz de su conciencia y lo único que esperábamos eran sus comentarios en todo lo que va sucediendo.

Es el contrapunto y el complemento perfecto para Poppy y Cass, porque a nosotros nos gustan estos personajes, sin filtro, sin pelos en la lengua y con mucho morro.

A veces, el sufrimiento que viene con amar a alguien merece la pena, aunque amarla signifique tener que decirle adiós en algún momento.

Este libro y sus plot twist no son aptos para gente con dolencias cardiacas, avisadas estáis. Y aunque algunos estaban más claros que las aguas del caribe, nos ha encantado leer cómo suceden, porque muchas veces no es lo que ocurre si no ver cómo se desarrolla todo. 

Con algunos sucesos nos hemos reído (mucho), pero no porque fueran ridículos, si no porque nos hemos quedado con cara de estúpidas por no verlos venir. Hay giros que no hemos visto llegar ni con prismáticos, y nos los hemos comido pero bien. ¿Que hemos sufrido?, ¡si!. ¿Qué hemos disfrutado? ¡también!, y esa diversión ya no nos la quita nadie. 

Y al final, padecimos como siete paros cardíacos, e incluso nos olvidamos de cómo se tenía que respirar. 

Sabíamos que algo iba a suceder, obviamente, que unas ya llevan su recorrido, pero no nos esperábamos ni lo que sucedía ni como. Y ahora tenemos millones de dudas, de preguntas, y de audios de whatsapp interminables que empiezan con un “tía que fuerte”.  Que ya hemos mirado los billetes de avión para ir a timbrar a Jennifer L. Armentrout a su casa a pedir explicaciones es un hecho, y que la espera hasta mayo se nos va a hacer eterno, también. 

Muchos años de entrenamiento para permanecer en silencio y sumisa, para permitirle a la gente decir y hacer lo que quisieran, se prendieron fuego y quedaron reducidos a brasa y cenizas.

Sin duda este segundo libro de la saga nos ha dejado con muchísimas ganas de más, y los peros que podemos sacarle son mínimos. 

Lo hemos devorado, y cuando lo acabamos hemos sentido un vacío tremendo. Porque vale. de acuerdo, es fantasía, pero si lees entre líneas hay unos trasfondos que nos encantan. ¿En una lucha entre el deber y el querer, quién gana? ¿Podemos romper los prejuicios y las creencias en las que nos han educado desde pequeños? ¿El desconocimiento de la realidad o el vivir en una mentira, te hace más o menos inocente? ¿La intolerancia hacia algo o alguien es simplemente miedo a lo nuevo?

Y vosotros, ¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Os leemos en comentarios y en nuestras redes sociales.

M 🔴& A🔵

Un comentario sobre “Un Reino de Carne y Fuego – Jennifer L. Armentrout

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s