Finale – Stephanie Garber

Aviso: La sinopsis y esta reseña puede contener spoilers del libro anterior.

Sinopsis

Un amor por el que vale la pena luchar. Un sueño por el que vale la pena morir. Un desenlace por el que vale la pena esperar. Han pasado dos meses desde que los Hados fueron liberados de una baraja de cartas, desde que Legend reclamó el trono y desde que Tella descubrió que el joven del que se enamoró en realidad no existe. Con vidas, imperios y corazones pendiendo de un hilo, Tella deberá decidir si confía en Legend o en un antiguo enemigo. Tras descubrir un secreto que desmorona su vida por completo, Scarlett tendrá que hacer lo imposible. Y Legend deberá tomar una decisión que lo cambiará y definirá para siempre.

¿Por qué lo hemos leído?

Porque las sagas, como la comida o el sexo, no se deben dejar a medias. Las cosas hay que acabarlas, sobre todo porque así tienes la licencia completa para criticar con criterio.

Desde que empezamos esta trilogía lo único que nos preguntábamos era, ¿pero por qué estamos leyendo esto?. Una vez acabada seguimos sin tener la respuesta.

Reseña

Tras la liberación de su madre, Scarlett y Donatella, se enfrentan a algo mucho más grande. Los Destinos han sido liberados de la baraja y eso solo significa una cosa, el caos. Además las dos hermanas se tendrán que enfrentar a sus propias realidades, a sus propios pasados y sobre todo tendrán que hacer frente a lo que quieren.

La trama principal tenía muy buena pinta, aunque en todo el primer tercio del libro no teníamos ni idea de cuál era, pero una vez que la descubrimos nos pareció muy interesante.

Todo el tema de los Destinos nos fascinó desde el principio pero conforme se iba desarrollando, nuestra ilusión se fue desinflando.

Lo que parecía una historia de divinidades poderosas y una lucha del deber y el querer, se quedó en una idea muy buena con una ejecución mediocre. 

Él no era un héroe. Y ella nunca había querido un héroe. Ella era la heroína de su propia historia

La ambientación se nos sigue quedando corta. Continuamos en el mismo lugar que en el libro anterior, y aunque nuestras protagonistas se van moviendo por zonas distintas, enseñándonos partes de la ciudad que no conocíamos, seguimos sin trasladarnos del todo allí.

Otra cosa que tampoco llegamos a ver con claridad, es el aspecto de algunos Destinos. Eso nos da mucha rabia porque sabemos que nos hubieran encantado, pero las descripciones no nos dejan visualizar con nitidez.

El ritmo es lento para ser un final de saga. Los personajes tienen cierta prisa y eso puede agilizar algo, pero por lo general, todo transcurre con relativa calma. Hay momentos de acción puntuales que provocan cierta tensión, pero vamos, nuestros corazones están intactos.

Nuestro principal problema es que no nos identificamos con ninguno de los personajes,  y eso hace que en ciertos momentos se nos hicieran bola algunos de ellos. 

Tella tenía una chispa que podía incendiar todo el mundo o darle la luz que tanto necesitaba.

En este libro tenemos a nuestras hermanas como protagonistas y vamos cambiando de una a otra.

Agradecemos cada momento de Tella porque nos parece un personaje carismático y con muchas oportunidades. Aún así, no vemos gran evolución en ella durante esta trama final. Sigue siendo decidida y sigue teniendo la personalidad y las contradicciones que tanto la caracterizan. En general es un personaje que nos cae bien aunque a veces hayamos querido estrangular muy fuerte. 

Con Scarlett seguimos teniendo dificultades para entenderla, aunque sí hemos visto una pequeña evolución a lo que decisiones respecta. Nos ha sorprendido alguna idea que ha tenido, pero tampoco nos ha dado un vuelco al corazón con lo que hacía o decía. Muchos de sus capítulos nos han dado bastante pereza porque es un personaje muy alejado a lo que nos gusta. 

Scarlett quería ser valiente, pero no quería ser tonta.

Aunque aparecen personajes como Legend, Julián o Jacks, su protagonismo se basa en las acciones y decisiones de las dos hermanas. 

Legend hace cosas que no entendemos y que tampoco siguen una lógica narrativa. La relación con Tella es digna de red flags y todo el atractivo que le vimos en el libro anterior, en este, brilla por su ausencia.

Jacks, pese a ser un villano egoísta y peligroso, es el personaje masculino que más nos ha gustado. Qué las cosas que hace están mal, si. Que queremos que se salga con la suya, también. Su actitud y sus conversaciones rodeadas de maldad dan vidilla a la historia. Es inteligente y además come fruta, ¿Qué más se le puede pedir?

Julian no es que nos caiga mal, pero es que está enamorado de Scarlett y eso no lo entendemos. Su relación en este libro es predecible y aunque él es pícaro y valiente, nos ha dado totalmente igual lo que les pasara.

Yo soy el villano incluso en mi propia historia, pero se suponía que tú debías interpretar un papel diferente. 

Algo que nos ha decepcionado bastante porque teníamos mucha fe en ellos, son los Destinos.

Nos habría encantado saber muchísimo más sobre ellos y su historia, sobre qué hacen y por qué. Incluso que hubiera una ilustración al principio como las de la baraja de cartas. Pero con algunos apenas hay explicación de quiénes son y otros aparecen y desaparecen de la historia y no se vuelve a saber nada. 

Es una pena porque podrían haber sido un complemento perfecto y se han quedado solamente en relleno. 

Quizás en este libro es donde más nos hemos sorprendido con los giros argumentales, pero tampoco de manera infartante, ya que al transcurrir de forma lineal, era difícil que lo que iba sucediendo nos impactara demasiado. 

En general, hemos estado tranquilas y no necesitamos tilas, tranquilizantes ni desfibriladores. De hecho, lo que más nos alteró no fue precisamente positivo.

 Él no la besó como si hubiera simplemente volver a la vida. La besó como si hubiera muerto, enterrado, y salió de la tumba y se arrastró por la tierra solo para llegar a ella.

Con el final hemos sentido una gran decepción. Hay ciertas cosas que suceden en el desenlace que nos parecen precipitadas, y por lo tanto totalmente innecesarias. 

No entendemos muy bien ciertos cambios de opiniones o de actitudes que lo único que nos ha dejado claro es que tenía que acabarse el libro de esa manera, pero sin mucho sentido.

Como conclusión, decir que sin duda es una trilogía que para nosotras ha pasado sin pena y sin gloria.

La idea principal nos pareció muy original, pero la trama, los personajes, y la forma en la que está escrita nos ha dejado mucho que desear. Es un “casi pero no” continuo, donde hay partes que nos han gustado pero pasan desapercibidas en comparación con las que no nos han dicho nada.

Así que, ¿La recomendaremos? Nuestra respuesta es NO.

Y vosotros, ¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Os leemos en comentarios y en nuestras redes sociales.

M 🔴& A🔵

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s